Trilogía n0º s1, 2 y 3

Carro de Compra

Su carro de la compra está vacío
Ir a la Tienda

BARBAROJA

Con la conquista del Reino de Granada y la expulsión de los moros de España por los Reyes Católicos no se dio fin a los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes. Las fronteras sencillamente se trasladaron de la tierra al mar, y los Ejércitos de Alá se convirtieron en galeras de corsarios sedientos de sangre y venganza. Daba comienzo una guerra que duró ciento cincuenta años.

Mientras en España, Cisneros preparaba una cruzada que llevaría a los ejércitos españoles a Jerusalén, en el norte de África la figura de un antiguo galeote turco de barba rojiza se auto proclamaba Rey de Argel.

La Revista General de Marina considera a Rosset como “un maestro de novela histórica marina”.

Mientras que Críticas dice que Edward Rosset “combina una gran experiencia en el mar con un profundo dominio de la narrativa histórica”.

Cantidad

Precio: 16,00€

Shipping: 0,00€

Loading Actualizando Carro…

JARADIN

Después de casi dos años de guerra contra los habitantes de Cabilia, Jaradín, volvió a su antigua gobernación de Argel. Enviados por él, sus capitanes se dirigieron a un cuadrante del Mediterráneo levantino. Todos llevaban consigo hombres conocedores de los lugares en los que iban a actuar. También les acompañaban pilotos duchos en aquellas costas, para tener la seguridad de salir bien de la empresa que emprendían. Los corsarios tenían órdenes de Jaradín de sembrar el terror por todas las costas conocidas, tanto españolas como italianas. Además, debían hacer numerosas presas en alta mar, sobre todo, trigueros provenientes de Sicilia.

Ya en la capital, Jaradín, respaldado por los jenízaros, tomó rápidamente, las riendas del gobierno. Una de las primeras decisiones que tuvo que tomar fue qué hacer con los cautivos españoles que le habían ayudado en la campaña de Cabilia.

Cantidad

Precio: 16,00€

Shipping: 0,00€

Loading Actualizando Carro…

LEPANTO

Perseguido Dragut por Andrea Doria a lo largo y ancho del Mediterráneo, decidió hacerse con una plaza fuerte. Eligió Mehedía. La ciudad vivía un período de inestabilidad. Negado el vasallaje al rey tunecino, había sido nominalmente aliada de Turquía hasta que hacía poco habían expulsado al embajador otomano. Fue en aquel momento de frágil independencia cuando hizo su aparición la flota del Dragut.

Mediante reuniones secretas, Dragut se alió con Brambarc, uno de los hombres fuertes de la ciudad.

Brambarc era un hombre ambicioso. Alto, de rostro chupado y nariz aguileña, tenía una barba recortada en la que ya se adivinaban algunas canas.

—Os abriré las puertas de la ciudad —prometió.

—¿Puedo confiar en ti?

Brambarc sonrió mientras se acariciaba la barbilla.

—Puedes. Pongo a Alá por testigo. Trae tu flota a Mehedía.

—Así lo haré —dijo Dragut, sellando el pacto con un beso en cada mejilla.

Cantidad

Precio: 16,00€

Shipping: 0,00€

Loading Actualizando Carro…
LoadingActualizando…

Editorial Mundo Conocido